Chinese (Simplified)EnglishFrenchSpanish

Cecilia Vicuña recibe el León de Oro a la trayectoria en la Bienal de Venecia 2022

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on skype
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on pinterest
Share on email

La artista, poeta, cineasta y activista chilena Cecilia Vicuña recibió hoy el León de Oro a la trayectoria por parte de la 59ª Bienal de Arte de Venecia, un reconocimiento a la que está considerada una de las pioneras del arte conceptual.

Esta edición lleva por título “The Milk of Dreams” (“La leche de los sueños”) y propone un viaje entre lo humano y lo onírico en un homenaje al libro del mismo nombre de la artista británica Leonora Carrington (1917-2011), en el que plasmó sus visiones más íntimas, los cuentos imaginados para sus hijos en el México donde pasó buena parte de su vida tras emigrar allí en los años cincuenta.

El texto de presentación de la Bienal dice sobre su obra presentada:

“Producida por primera vez durante el exilio de la artista tras el violento golpe militar apoyado por la CIA y liderado por Pinochet contra Salvador Allende a principios de la década de 1970 en Chile, la obra de Cecilia Vicuña está marcada por un sentimiento distintivo de transitoriedad, a menudo expresado a través de obras abstractas y efímeras hechas con materiales encontrados. En 1966, inició su proyecto aún en curso de construcciones antimonumentales conocidas como precarios. 

A menudo, estas esculturas se dejan intactas, expuestas a las fuerzas del clima y las mareas. En nuevos precarios como NAUfraga (2022), compuesto por cuerdas y escombros encontrados alrededor de Venecia, el poder de la política de oposición de Vicuña sigue siendo potente: tomado de las palabras latinas navis (barco) y frangere (romper), NAUfragasugiere la explotación de la Tierra, que ha provocado que Venecia se hunda lentamente en el mar. Las pinturas de Vicuña evidencian su deuda con las formas de pensar indígenas. Leoparda de Ojitos (1977) y La Comegente (1971) se inspiran en las pinturas del siglo XVI de artistas incas en Cuzco, Perú, quienes se vieron obligados a convertirse al catolicismo y pintar y adorar íconos religiosos españoles. En la fantástica Leoparda de Ojitos , el leopardo titular se para entre un árbol rosa y verde con un abrigo de piel salpicado de globos oculares, mostrando abiertamente sus genitales. Expresivas de un método de retrato decolonial, las pinturas de Vicuña se rebelan contra la forma al poner la imaginación de una mujer indígena en el centro.”

Texto de Madeline Weisburg

Fuentes:
Agencia EFE
labiennale.org

Escrito por:

Emily

Emily

Co-fundadora y Director Editorial de Artes Libertinas. Licenciada en Estética, Diseñadora Gráfica y especialista en Marketing Digital. Fanática de los museos y objetos con historia.

Colabora con este proyecto

Comentar con Facebook:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.