Chinese (Simplified)EnglishFrenchSpanish
Imagen: Luciano Fabro

Luciano Fabro

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on reddit
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Los materiales utilizados eran poco convencionales: tiras de papel delgadas y rizadas, un rollo apretado de tiras de cobre, una hoja retorcida de alambre de hierro, piedras. No es casualidad que iniciara estas obras a finales de la década de 1960, en un momento de excepcional convulsión política y social, pero ejemplifican la audacia que marcó toda su carrera.

Luciano Fabro y el Arte Povera

Italia d’oro, 1968. Bronce dorado

 

Obra: Italia di oro, 1968

Suspendida boca abajo de una soga, la imagen representada en bronce desafía el reconocimiento inmediato. La inversión tiene el efecto de abstraer la forma de Italia, desafiando así el conocimiento del espectador de lo familiar. “Italia” es una de una serie de esculturas en las que Fabro ha utilizado la forma de su tierra natal como pretexto para la manipulación de diversos materiales como el hierro, el cobre, el contrachapado y el bronce. Cada versión se distingue por el desafío específico del material utilizado. Luciano era parte de un grupo de artistas que trabajaban en Italia cuyo estilo de escultura fue etiquetado como Arte Povera, que literalmente significa “arte pobre”. Estos artistas a menudo optaron por enfatizar el concepto de transformación mediante el uso de materiales mundanos y efímeros para sus esculturas. La voluntad de experimentar con materiales de esta manera representa un alejamiento del significado estático o fijo de la obra de arte hacia una apertura que abarca la complejidad de la escultura moderna.

 

de la serie “Italia”

 

Luciano Fabro nació en Turín, Italia en 1936. Vivió y trabajó en Milán, Italia hasta su muerte en 2007. Conocido por su inteligencia poética, visual y formas intuitivas y eclécticas, desde la década de 1960 en adelante fue conocido por sus instalaciones escultóricas que se centraron en el arte, la naturaleza, la mitología y la historia. 

Los materiales utilizados eran poco convencionales: tiras de papel delgadas y rizadas, un rollo apretado de tiras de cobre, una hoja retorcida de alambre de hierro, piedras. No es casualidad que iniciara estas obras a finales de la década de 1960, en un momento de excepcional convulsión política y social, pero ejemplifican la audacia que marcó toda su carrera. 

Esto lo llevó en 1958 a visitar la Bienal de Venecia: la experiencia de los lienzos recortados de Lucio Fontana (de quien hablaremos en otra ocasión), que introdujeron dramáticamente el elemento del espacio en superficies que de otro modo serían planas. Fue sucedido por el contacto directo con Piero Manzoni, a quien Fabro conoció cuando se mudó a Milán al año siguiente. Sobre todo, quedó impresionado por los intentos de Manzoni de fomentar la interacción real entre el objeto y su público.

Fabro protegió ferozmente su independencia, para no ser encasillado sólo en el grupo de Arte Povera, incluso tratando sin éxito en 1971 de que la exposición del movimiento se titulara simplemente como una lista de nombres. A pesar de esta actitud ambivalente, fue sin duda uno de los exponentes más importantes del Arte Povera, trabajando muchas veces con materiales apropiadamente humildes y mundanos, así como con medios más tradicionales. En 1972 los pliegues y pliegues de las faldas de mujer, fotografiados con minucioso detalle, se convirtieron brevemente en uno de sus temas más obsesivos, mientras que en el mismo año también completó una serie de grotescas patas con garras, colocadas al final de inmensas patas en forma de árbol, enfundado en seda shantung.

 

 

Como muchos contemporáneos, Fabro se basó cada vez más en la herencia antigua de Italia, interpretada con una energía y un estilo casi barrocos. Fabro hizo referencias frecuentes a otros artistas del siglo XX, desde Marcel Duchamp hasta Piet Mondrian y Lucio Fontana. Evidentemente, sentía tanta nostalgia por los heroicos días del Modernismo como por la época de Pericles. Al final de su carrera, se dio cuenta de que él mismo había pasado del impacto de lo nuevo a la comodidad de lo familiar. Uno de sus trabajos posteriores más exitosos, “Sísifo”(1994), requería que el visitante del museo hiciera rodar un cilindro de mármol grabado sobre una capa de harina, dejando una impresión del rey corintio condenado a empujar una roca por toda la eternidad. Fabro murió el 22 de junio de 2007 en Milán de un infarto.

 

Sísifo

 

A continuación pueden ver dos videos, el primero, una explicación del curador de la exposivion en el Museo Reina Sofía en el 2014, el segundo, sobre arte povera, pueden poner los subtitulos en español.

Galería

Comentar con facebook

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Luciano Fabro

Nacimiento:
20 de Noviembre de 1936, Turin, Italia
Fallecimiento:
22 de Junio de 2007, Milán, Italia
Período:

Arte Povera

Relacionados:
Boetti, Merz, Penone, Pistoletto
Artes Libertinas

Artes Libertinas

Espacio gratuito de difusión de Arte, Estética y apreciación artística. Si te gustó nuestro proyecto y nuestro contenido, te invitamos a colaborar en :