Chinese (Simplified)EnglishFrenchSpanish

¿Por qué el ballet El Cascanueces es un clásico Navideño en Occidente?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on skype
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on pinterest
Share on email

Es esencialmente navideño. Desde Noviembre, compañías de ballet de todo el mundo presentan su versión del clásico ballet de Tchaikovsky “El cascanueces“, y familias de todo el mundo están planeando su peregrinación anual para verlo, algunos en vivo (pre-Covid) y ahora accesible para casi todos, online. Y no sólo por aficionados al ballet: para muchas personas, esta es la única época del año en la que contemplarían gastar en ir al ballet.  Le pregunté a algunos amigos aquí en Canadá el por qué este ballet y su estética es tan representativa de Navidad, en países donde la celebración, en la gran mayoría, va mucho más allá de lo religioso, cosa distinta de Sudamérica. Aquí van unos detalles:

El Cascanueces es una obra libre de religiosidad y se aleja de la historia central de la Natividad

Entonces, ¿cómo es que una obra que no tiene nada que ver con el relato de la Natividad llegó a ser sinónimo de temporada? Porque aquí, mis queridos libertinos, Navidad ES cascanueces… Tomemos en cuenta además, que esta obra en particular fue criticada en su estreno y luego llegó a ser considerada una joya en la corona del repertorio de cualquier compañía de ballet respetable.

El Cascanueces es un cuento del romanticismo alemán, con música de un compositor ruso que cobró vida en el escenario por un coreógrafo francés.

La interpretación original del ballet en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo fue mal recibida por los críticos (Crédito: Corbis / Bojan Brecelj)

La interpretación original del ballet en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo fue mal recibida por los críticos (Crédito: Corbis / Bojan Brecelj)

Historia: El cuento de 1816 de Hoffmann “El cascanueces y el rey ratón” había sido adaptado por Alexandre Dumas – si, el mismo de Los Tres Mosqueteros – en 1844, y era un ballet basado en esta versión que fue encargado por el director del Teatro Imperial Ruso en 1892, después de la gran éxito de “La bella durmiente” de Tchaikovsky dos años antes. El personaje principal es Clara, una niña que baja las escaleras en Nochebuena para jugar con su regalo favorito, un cascanueces. Un mago misterioso, Drosselmeyer, está esperando para llevarla a una aventura mágica. Después de derrotar al malvado Rey Ratón, Clara y el cascanueces vuelan en un trineo dorado a través de la Tierra de las Nieves hasta el Reino de los Dulces, donde el Hada del Ciruelo Azúcar ofrece una deslumbrante exhibición de bailes, incluido el suyo. De vuelta a casa en la cama, Clara está convencida de que todo debe haber sido un sueño.

Es la eterna fantasía de la Navidad hecha realidad en el escenario.

El ballet está libre de teología, se mantiene alejado del niño Jesús y celebra festividades con las que muchas familias, independientemente de sus creencias religiosas, pueden relacionarse en esta época del año. Para quienes crecimos o quienes viven aun en Sudamérica, nuestras Navidades siempre fueron en verano, probablemente con otro tipo de comidas, pero el espíritu es el mismo (y aquí podríamos incluir una estética navideña que se homogeneizó por el comercio y la mezcla cultural), sin embargo, El Cascanueces es una obra que trasciende “culturas navideñas”.

Aquí hay un mundo mágico de niños pequeños, padres, juguetes, árboles de Navidad, copos de nieve y dulces, todo con la partitura “abundante y perfecta” de Tchaikovsky, como la llamó el principal crítico de ballet Alastair Macaulay. “Llega a un punto óptimo”, coincide la bailarina Isabel McMeekan, fundadora de Everybody Ballet., cuyo objetivo es hacer que el ballet sea inclusivo y accesible para todos. Ex primera solista del Royal Ballet, ha bailado en innumerables Cascanueces a lo largo de los años, tocando de todo, desde Sugar Plum Fairy hasta Rose Fairy y miembros de los grupos de danza árabes y españoles: “Es la eterna fantasía de la Navidad hecha realidad en el escenario. Tienes a la chica, el chico, el sueño, el árbol mágico que crece hasta 2 metros, los copos de nieve relucientes y una coreografía realmente pesada con la partitura más asombrosa. ¿Qué no se podría amar?”

El baile con el que El hada de azúcar da la bienvenida a Clara y el cascanueces a la tierra de los dulces es una de las piezas más famosas de Tchaikovsky (Crédito: Rex Features)

El baile con el que El hada de azúcar da la bienvenida a Clara y el cascanueces a la tierra de los dulces es una de las piezas más famosas de Tchaikovsky (Crédito: Rex Features)

Crítica de la época:

Las cosas no siempre fueron tan dulces. Si hubieras planteado esta pregunta a los críticos en el estreno en San Petersburgo, la respuesta podría haber sido: “¡todo!” Tchaikovsky, que era famoso por su autocrítica y no tenía grandes esperanzas de su éxito, debe haberse sentido profundamente reivindicado cuando salieron las primeras críticas.

“El Cascanueces no puede en ningún caso llamarse ballet. No satisface ni siquiera una de las exigencias de un ballet”, fue una queja. “Para la bailarina hay muy poco en él, para el arte precisamente nada, y para el destino artístico de nuestro ballet – es un paso más hacia abajo “, fue otro. Los críticos también se sintieron ofendidos por su trama, o la falta de:” ni tiene una historia, sino una serie de escenas inconexas, recordando las últimas pantomimas que ostentan los teatros del bulevar “. Para un crítico, esta confianza en el mero “espectáculo” era “un insulto”. Añadió: “Dios quiera que experimentos fallidos similares no sucedan a menudo”.

El cascanueces como clásico del ballet, hoy:

A pesar de todos los copos de nieve que bailan en el escenario, como señala Macaulay, El cascanueces es ahora un ritual en muchas ciudades del mundo, donde la nieve jamás o rara vez cae. Durante los últimos 70 años, este ballet, concebido en el Viejo Mundo, se ha convertido en un clásico.

El English National Ballet interpreta el Vals de los copos de nieve, una de las escenas más famosas del Ballet de Tchaikovsky (Crédito: Alamy)

El English National Ballet interpreta el Vals de los copos de nieve, una de las escenas más famosas del Ballet de Tchaikovsky (Crédito: Alamy)

Según la leyenda alemana, los cascanueces traen buena suerte y protección a la familia

El atractivo perdurable del ballet proporciona un impulso adicional indirecto a la economía. Un subproducto de su éxito es el gasto al año en decoraciones navideñas, como figuras de hadas, copos de nieve, cascanueces…duendes mágicos, ¿les suenan?.

Una de las antiguas familias alemanas que todavía los fabrica Cascanueces de forma tradicional, los Steinbach, sostiene que el ballet “encendió la pasión” por estos recuerdos de madera que, según la leyenda alemana, traen buena suerte y protección a una familia y su hogar. “El gran número de seguidores de esta producción clásica”, dicen, “aumentó enormemente la popularidad de coleccionar cascanueces”.

Una puesta en escena de El cascanueces de 1977 con Mikhail Baryshnikov fue un elemento básico del programa navideño de la emisora ​​estadounidense PBS durante muchos años (Crédito: Bettmann / Corbis)

Una puesta en escena de El cascanueces de 1977 con El gran Mikhail Baryshnikov fue un elemento básico del programa navideño de la emisora ​​estadounidense PBS durante muchos años (Crédito: Bettmann / Corbis)

¿Cómo conocí yo El Cascanueces? Cuando era niña, lo vimos una vez en video, en el colegio. Debió ser cuando tendía 7 u 8 años. Y me enamoré del ballet para siempre. <3 Gracias Tchaikovsky!

Disfruten esta maravilla! El show completo por el English National Ballet

https://youtu.be/z07hCnl3pyk

 

Escrito por:

Emily

Emily

Co-fundadora y Director Editorial de Artes Libertinas. Licenciada en Estética, Diseñadora Gráfica y especialista en Marketing Digital. Fanática de los museos y objetos con historia.

Colabora con este proyecto

Comentar con Facebook:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.